Las II Jornadas Gastronómicas entran en su recta final con la celebración de una cata de aceite

Tan sólo quedan unos días para que concluya la segunda edición de las Jornadas Gastronómicas Mengem a Vila-real y el balance que de ellas puede hacerse es más que positivo. Muchas son las personas, entre vila-realenses y vecinos de otros municipios las que se han acercado hasta alguno de los diecinueve restaurantes participantes y han degustado un plato de olla. La curiosidad de unos por probar por primera vez este tradicional plato o la de otros por revivir los mejores recuerdos de su infancia, han sido las claves del éxito de las Jornadas, además de una mayor difusión en esta segunda edición. Tanto es así que incluso uno de los restauradores admite haberse sorprendido al haber recibido en su restaurante a "una pareja de extranjeros" que querían probar la olla, mientras que otros lo hacían por haber tenido demanda de este plato hasta "por la noche".

Las Jornadas se encuentran ya en su recta final y precisamente ayer jueves tuvo lugar la última de sus actividades programadas, una cata de aceite a cargo de José Luis Calpe, del Museo del aceite de Segorbe, y que fue acogida por el restaurante Bodegón de Carlos. Una treintena de inscritos entre restauradores y amantes de la gastronomía, participaron en la degustación de aceites y también patés de la productora segorbina "La belluga".

Oficialmente, será el próximo día 27, día en el que se celebra la Feria de Santa Catalina cuando se pondrá punto y final a esta II edición de las Jornadas Gastronómicas, que planea un acto de clausura y entrega de premios para el próximo 15 de diciembre.